Hacia una democracia deliberativa

“El paso de la democracia representativa hacia un control directo de la política pública por parte de los votantes, se acelera en la medida en que nueva tecnología y una familiaridad pública más amplia con internet supere las barreras logísticas que existen para mantener reuniones nacionales entre ciudadanos[1]” Los términos ciberdemocracia o democracia electrónica se refieren precisamente al uso de la tecnología en el ámbito de la democracia.

Bajo el punto de vista de los “cibernegativos”, este nuevo fenómeno podría sólo suponer un cambio parcial que afecta las formas o soportes en que circulan los mensajes políticos. Pero lo cierto es que las cosas están cambiando, ya se habla de “democracia contínua”. Rodota (1997) presentó la noción de “democracia continua”: Se trata de la superación de un sistema de comunicación vertical y una interacción política intermitente” (Dader, 2002:2) Todos y todas tenemos la opción de convertirnos en nuevos difusores de información a través de las nuevas tecnologías. Los ciudadanos ya no se sienten solos ante las elites de poder. Gracias a internet cada día es mayor el número de ciudadanos o grupos de ellos que se atreven a participar en el debate político: páginas personales, periódicos digitales, mensajes en las páginas de partidos o candidatos, respuestas a encuestas, críticas a noticias, etc. Y es una realidad que, con pequeñas dosis de ayuda, adquirirá la fuerza suficiente para hacerse notoria y significativa.


Si bien parece que todavía nos encontramos lejos de una auténtica democracia deliberativa en la que se tomen las decisiones políticas a través de la discusión o deliberación entre ciudadanos, Internet está transformando el modelo tradicional de nuestra política representativa, pues aunque siguen siendo los votos obtenidos los que deciden el futuro democrático de un pueblo, los líderes empiezan a prestar atención al poder de las nuevas tecnologías, a su poder de difusión y a los diálogos que en ellas se producen: “… las opciones del correo electrónico, las páginas electrónicas, los foros virtuales de discusión, y los restantes mecanismos de interactividad electrónica ofrecen al modelo teórico de la democracia deliberativa un amplio abanico de recursos para intentar cuanto menos, un impulso práctico”. (Dader 2003).

Cada vez la presencia de campañas electorales es mayor en internet, parece que los grandes partidos no la emplean como sustitutoria de los medios tradicionales sino como un elemento más que añadir al presupuesto. Puede que esta visión cambie a medida que la Red crezca en popularidad y vaya desbancando en audiencia a los medios tradicionales- como es sabido, es un hecho el cambio de horas de TV por horas en Internet y la caída de la prensa tradicional en papel a favor de lectura de periódicos digitales.[2]

PARA TRABAJAR EN GRUPO:

¿Qué entendiste por democracia deliberativa?

¿Por qué es importante tener en consideración la opinión de los demás?

¿Piensas que internet puede ser un lugar donde se pueda construir la democracia?

[1] Wright, 2007:339

[2] Blogs y Política 2.0 Nuevas Formas de Participación Ciudadana Monserrat Fernández Crespo. 2008